Te conocí en un bazar

entre cuadros, y revistas, camisetas, discos y jeans

|

martes, febrero 26, 2008

chicas en el mar

Tenía pensado hace días escribir acerca de unas chicas que escuchaba conversar el otro día en Cascadas. Eran un par de púberes que evitaban al sol bajo la sombrilla mientras hablaban del sabor del pollo del Norky`s. Trataba de escuchar el resto de su conversación, pero me distraía la imagen que tenía al costado: un familia conformada por una madre, un padre y una hija de unos 19. Me daba curiosidad que pensaría el padre, casi anciano, del cuerpo de su hija, tan bonito. No podía dejar de mirarla cada cierto rato, hasta que me concentré en la madre que llegaba con un pequeño balde de plástco a mojar las manos del padre, que en ningún momento se acercó al mar. Pensé entonces en las playas de más al sur y me preguntaba si 90 kilómetros más abajo, eran las madres de familia también las que llevaban agua a los padres, o eran personas con sueldo y uniforme. Me sentía afortunada de estar en esa playa, con tantas cosas para mirar y mi hermana a mi lado, comentándome lo que veíamos casi telepáticamente.
Una ola grande llegó cerca de nosotras y tumbó una carretilla de helados, causando un entusiasmado alboroto. Creo que la gente imaginó un saqueo playero, pero afortunadamente la heladera no sufrió más que el susto. La gente reía con ganas, sin temer señalar o mirar fijamente.
Había pensado en un final que sonara lindo para este post, luego de tanto tiempo sin hacer alguno. Pero ahora mi cabeza está monotemática, y no puedo escribir sobre lo que de verdad me importa. No puedo verbalizarlo bien, así que prefiero distraerme: voy al cine, leo La Romana, tomo fotos, monto bicicleta y veo a los amigos. Me despierto temprano y el día es largo. Los amigos son una suerte y quisiera que fuera posible que pase el tiempo rapidísimo sin que acabe el verano. Saltar de frente al próximo, quizá o retroceder al comienzo de este. A la primera ida a la playa, a la primera raspadilla, o a antes de eso incluso, al comienzo de todo.

9 Comments:

  • At 8:37 a. m., Blogger litio said…

    Sí, es muy bacán ir a playas donde de verdad están pasando cosas todo el tiempo y suena música y todos son felices y se mezclan sin miedo en el mar.

    Te dejo una canción (el video está bien chacroso, lo encontré buscando esa canción para dejártela acá):

    http://www.youtube.com/watch?v=jDZ_x3Y2ZgQ

     
  • At 8:38 a. m., Blogger litio said…

    (chacroso = me encanta)

     
  • At 1:20 p. m., Blogger El Dueño de los Cajones said…

    amo la playa.
    He disfrutado mucho leerte.
    Provoca volver. Seguro que vuelvo.
    Me gusta la manera en la que en la playa todo se mueve y de alguna manera reune a mucha gente disfrutando lo mismo.

    besos

     
  • At 10:51 p. m., Blogger Imberbe_Muchacho said…

    yo iba a cascadas cuandi era chibolo... es un playa bonita 8 o era no se) porque puede ser de todo pero estaba limpia y cerca a mi jaus... pensar que ahora me voy hasta el sur todo huachafo yo, ya me dieron ganas de ir a ver mi rica Cascadas

     
  • At 3:09 p. m., Blogger Max said…

    Wow: “al comienzo de todo”. O lo que es su correlativo equivalente: al final de todo. Ya me preguntaba dónde estarías que no escribías. La nieve se ha derretido. La primavera se acerca. Y florece.
    Kisses.

     
  • At 7:41 p. m., Blogger tilsa said…

    recuerdas que el verano es lo que estuvimos pidiendo hasta que llegó?
    la señora yoli hace marcianos de uva borgoña y cereza,
    no sé porqé no puedo recordar lo de los factores de los bronceadores, y me lo recuerdas cada vez

     
  • At 11:56 p. m., Blogger Carla Valdivia said…

    hola, esta paja tu blog :)

     
  • At 1:06 p. m., Anonymous Iván said…

    asu mare k cantidad de cursileríasss

     
  • At 2:43 p. m., Blogger lucia said…

    lindo, ¿no?

     

Publicar un comentario

<< Home

 
Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com