Te conocí en un bazar

entre cuadros, y revistas, camisetas, discos y jeans

|

martes, setiembre 06, 2005

Some Kind of Monster




Nunca imaginé que disfrutaría ver un documental de dos horas sobre Metallica. En realidad lo que nunca imaginé fue que tuviera tanto protagonismo en el documental el terapeuta de la banda.
Pues sí! Hasta los más duros necesitan terapia, y al verla filmada, te das cuenta que el duro era el terapeuta. Al parecer James Hetfield le consumía la fuerza vital, porque mientras él cada día se veía mejor, el pobre hombre envejeció tanto en los dos años que duró la filmación, que acabó adquiriendo un macabro parecido a Skeletor.
Pero es que Hetfield era el engreído y Lars Ulrich estaba picón, guardándose los reproches hasta el día en que le dijo: "Pienso en tí y digo Fuck" a dos centímetros de su nariz. Podía haber sido una escena de un video clip,y probablemente los inspiró a componer alguna canción, porque ese fue un momento tenso, uno de los más fuertes de la película.
Lars Ulrich parece ser un tipo cool: cambiaba de peinado cada dos por tres, tiene un cuadro de Basquiat en su colección, la rompía en la batería y su hijo de 3 años parecía haberle heredado los genes musicales. Además, en una web dice que "Listens to: Oasis, AIC, Black Grape, my wife" (lo cito por lo de la esposa, claro, no por Oasis). Y estaba el otro, cuyo nombre no recuerdo porque no pintaba nada (él lo sabía, además, lo cual era algo triste).
Lo que me sorprendía era la fijación que tenían con Franskentein. Lo mencionaban constantemente y luego he leído que lo que pasa es que St. Anger (el último disco, del 2003) ha sido una especie de intento de reconstrucción del antiguo espíritu de la banda: retomando trozos del pasado para crer un nuevo "monstruo".
Pero parece que no les fue tan bien con ese disco musicalmente hablando. Aunque probablemente eso no importa cuando se habla de ellos, quienes son el monstruo en sí mismo: hombres de 40 años tratando de transmitir algo de la fuerza con la que comenzaron y de permanecer en su trono de reyes del rock duro, cuando son obviamente reyes del pop.
El documental, además de mostrar las crisis por las que pasa el grupo, también muestra el período en que Hetfield se va a rehabilitación, y además de dramáticos, tiene momentos realmente cómicos (o a mí me lo parecieron). Por ejemplo cuando Hetfield decide compartir la experiencia de escribir las letras y vemos a estos tres señores block en mano pensando, escribiendo, tachando y finalmente contentos al obtener algo así como:
These are the eyes that can’t see me
These are the hands that drop your trust
These are the boots that kick you around
This is the tongue that speaks on the inside
These are the ears that ring with hate

Entonces me daba bastante ternura lo que veía: cómo se tomaban tan en serio mientras escribían esas líneas que cualquier adolescente debe haber escrito alguna vez en su vida; en la parte de atrás de su cuaderno mientras desatiende a clases. Pero a la vez parecían tipos con sentido del humor, lo que hacía que mantenga mi interés.
Metallica se ha vuelto algo especial para mí ahora, porque de pronto me recuerda a amigos que quiero mucho. A un amigo en especial que ha encontrado en el "Kill em all" un motivo para estar contento cuando no lo ha estado tanto. El hizo que nos reuniéramos a ver el documental,porque era su deseo de cumpleaños: conseguirle el dvd doble y verlo juntos. Además escuchábamos el "Kill em all" el día en que Martín, descalzo y ebrio, rompió la estantería llena de vajilla de su casa, pocos días antes de irse.
Entonces me transmite una especie de diversión nostálgica, o de cariño hecho rabia, si es eso posible. Porque se veía que Lars y James tenían mucha nostalgia y cariño dentro. Al ver el documental me parecía que todo el tiempo era tangible la ausencia de Cliff Burton, el otro miembro fundador que murió en un accidente a los 24 años. Y que él era lo único que no podían traer del pasado cuando trataban de armar su poderoso Frankenstein, pero a la vez era probablemente la pieza que en verdad les hace falta.
Quizá por eso la letra suya que más me gusta dice:

Could I have my wasted days back
Would I use them to get back on track?

You live it or lie it!

My lifestyle determines my deathstyle

Keep searching, keep on searching
This search goes on, this search goes on

Frantic tick tick tick tick tick tick tock
Frantic tick tick tick tick tick tick tock


(este grupo nació el mismo año que yo. Entonces se veían así)

2 Comments:

  • At 3:33 p. m., Anonymous JC said…

    Recuerdo por allá por el año '97 cuando mi broder Orlando me hizo escuchar el ...And Justice por primera vez. Era una cinta recontra venida a menos que le había prestado su pata Gustavo (a quien aún no conocía y quien meses después vendría a ser el guitarrista de mi primera banda.)

    Sin temor a equivocarme puedo decir que Metallica fue la primera banda que de alguna manera influenció mi política personal, aun de manera algo superflua (usar polos negros, dejarme crecer los rulos tipo Kirk Hammet, etc...) y es por eso que les tengo un cariño grande.

    Cuando fui a ver a Bones Brigade hace unos meses y tocaron Battery y Whiplash me dije a mi mismo: "hmm... así es como Metallica hubiera sonado en sus inicios." Obviamente me quedo con esa imágen (la de los chibolos con polos rotos, mal nutridos y amando su música en frente de 20 personas) que la de super-estrellas que tocan llenan colisesos.

     
  • At 7:44 p. m., Blogger lucia said…

    Sí pues, de hecho es mejor quedarse con esa imagen y escuchar los discos viejos y poder mantenerles ese cariño. Yo no tengo ese tipo de relación con esta banda, les presté atención tarde. Pero me parece pajísima tener esas bandas que cuando eres chico te empiezan a dar ganas de tomar decisiones en cuanto a cómo quieres ser...al menos superficialmente, es un comienzo.

     

Publicar un comentario

<< Home

 
Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com